martes, 22 de marzo de 2016

Diccionario del militante (Dominique Venner)

Burgués: Sinónimo de cobarde y egoísta, el espíritu burgués consiste en la búsqueda de la tranquilidad a toda costa y a evitar "problemas". Esta actitud conduce al apoyo del poder, aún cuando se le critica con palabras.

Comunitario: Expresa la solidaridad que tienen entre si los hombres de una misma comunidad. Expresa la unidad del conjunto gracias a la originalidad de cada uno, y se opone a la uniformidad. Implica la ética del honor.

Conciencia revolucionaria: Actitud no espontánea adquirida por educación política. Transforma el instinto de revuelta en conocimiento de las necesidades revolucionarias. Característica de los nacionalistas.

Conservador: Aquel que defiende la sociedad instalada teniendo en cuenta algún interés en el mantenimiento de la misma. El hombre de derechas confunde el orden de las cosas con el orden público, tiene miedo al cambio y repugnancia ante los que abrazan las revueltas, aún cuando estas sean justificadas.

Izquierda: Partido político del tatarabuelo que creía en el mito del "Buen salvaje" y el "Progreso". Sus caballos de batalla han perdido toda razón de ser. La izquierda es conformista, conservadora, burguesa y agonizante.

Jerarquía: Tendencia natural de todas las sociedades de otorgar a cada uno su lugar óptimo en el cuerpo social. Imperiosa necesidad de la existencia que se manifiesta tanto en las sociedades animales como humanas.

Información: Lavado de cerebro camuflado.

Legalidad: Marco formal artificialmente trasplantado a la comunidad; violar la legalidad es el privilegio de los dueños del régimen.

Mentira: Método de gobierno del régimen.

Militante: El militante nacionalista está movilizado 24 horas al día. La revolución es su segunda profesión. Educado políticamente, educa sucesivamente a aquellos que le rodean, denunciando la realidad del régimen. Organizador, debe hacer todo con nada. Su primera virtud es la tenacidad.

Pacifismo: Todos los conflictos mundiales en los últimos 25 años han sido desencadenados por aquellos que lo reivindican. El pacifismo está destinado a destrozar la energía y la vitalidad de los pueblos europeos. La paz nunca será dada a los débiles, sino a los que la sepan conquistar.

Parlamentarismo: Forma de gobierno que permite a los grupos capitalistas de presión ir dominando gradualmente a una sociedad mientras da al pueblo la impresión de que él es soberano.

Político: Su actividad es un medio como cualquier otro de hacer negocios. Las convicciones o las preocupaciones del estado le son totalmente externos, excepto en los discursos y en las promesas electorales. Parásito inútil y nefasto.

Progresismo: El comunismo de los cobardes. Esnobismo de buena parte de la burguesía que aboga por las clases trabajadoras y alquila sus habitaciones de buen grado por 15.000 francos (en 1960) a una familia joven francesa.

Reformista: Pretende reparar un neumático con parches podridos.

Régimen: Conjunto formado por la ideología, las instituciones políticas, económicas y sociales, y los dirigentes (casta y sus cómplices) producidos por la sociedad capitalista.

Tecnocracia: Fase actual en la evolución de las sociedades capitalistas y comunistas, fundadas sobre un mismo concepto materialista de la tecnología y una misma filosofía "igualitarista". Están caracterizadas por el poder de la casta, el establecimiento de un plan económico dictado por los tecnócratas, una reducción de las profesiones independientes y el empleo de técnicas avanzadas de anestesia en las poblaciones explotadas.

Violencia: Aquellos que la condenan por principio, son los primeros en utilizarla frente a sus adversarios. La violencia puede ser necesaria para acabar con la explotación de un pueblo y para que una nación sometida recupere sus derechos.

1 comentario:

  1. Fantástica entrada, habría que moverla por otros canales y recomendar la lectura del añorado Dominique Venner

    ResponderEliminar