domingo, 27 de marzo de 2016

Al descubierto: entrevistan a activistas anti-Trump de AIPAC con frases dichas por gobierno y políticos de Israel.

Activistas judíos de AIPAC manifestandose contra Donald Trump en el exterior de una conferencia en el mismo lugar, son expuestos. Creyendo que están siendo entrevistados con supuestas declaraciones o frases aleatorias de Donald Trump contra inmigrantes o musulmanes, pero que en realidad son declaraciones de Netanyahu y otras figuras de Israel publicadas abiertamente en sus medios de comuniación.




¿Siempre trabajando para destruir las naciones tradicionales europeas?

La brutal owneada está grabada en video por la periodista Rania Khalek. Es así de sencillo dejarlos con el culo al aire. ¿Qué ocurriría entonces si "nuestros" medios controlados estuvieran de nuestra parte?

Hypocrite AIPAC Jews Exposed -

Khalek fue a la conferencia de AIPAC del pasado Lunes, donde 18.000 partidarios Judios de este lobby enemigo Judío estaban reunidos en el Centro Verizon en Washington para escuchar como los candidatos republicanos Trump y Cruz como uno era más pro-Israel que el otro.

Según el informe de Khalek, la cola para entrar daba la vuelta a la manzana entera y era un gran escenario de confrontación entre los asistentes a la conferencia y un grupo de manifestantes, algunos gritando contra Israel en contra de AIPAC; y casi todo el mundo en contra de Donald Trump".

"Era una oportunidad perfecta para entrevistar a los partidarios más políticamente activos de Israel, así que saqué mi teléfono con cámara y comencé a preguntarles lo que pensaban de Trump".

La mayoría de las personas con las que habló "expresaron opiniones muy negativas" sobre Trump (que confirma que a pesar de su inclinación hacia intereses judíos, la mayoría de los Judios estadounidenses aún así lo odian), y todos ellos denunciaban su "racismo, xenofobia e incitación a la violencia".

Fue entonces cuando a Khalek se le ocurre la idea de llevar a cabo un experimento: una "prueba de coherencia" entre los Judios reunidos atribuyendo declaraciones racistas hechas por los dirigentes israelíes como si fueran de Donald Trump y preguntando a los encuestados qué pensaban de ese lenguaje".

Según explica:


"La mayoria de persona a las que pregunté condenaban energicamente las declaraciones racistas atribuidas a Trump."

"Sin embargo, cuando revelaba que estas afirmaciones en realidad eran de líderes de Israel, incluido del Primer Ministro Netanyahu, respondían inmediatamente con excusas, justificaciones o apoyaban la retórica que hacia un momento condenaban".

Estos cambios, que fueron todos capturados en video y se pueden ver a continuación, fueron ridículamente hipócritas y definitivamente exponen como la doble moral y estándares de los judíos está ampliamente extendida entre su comunidad.

Una joven judía dice de Trump, "Es terrible. Se incita a las actitudes racistas. "Cuando se le preguntó," ¿Qué piensa usted acerca de los comentarios de Trump comparando a los inmigrantes con el cáncer? "Ella respondió con disgusto: "Es horrible. No me gusta Trump".

Como Khalek señala entonces, no era Trump quien hizo el comentario "cáncer", si no que fue el ministro de cultura israelí Miri Regev, quien comparó a invasores africanos en Israel con "un cáncer", una declaración que el 52% de los Judios de Israel estuvo de acuerdo según sus medios. (Regev disculpó posteriormente en un vídeo de YouTube, pero no con los africanos, si no con los sobrevivientes de cáncer por equipararlos a personas de raza negra).


Como Khalek observaba, la "disonancia cognitiva en exhibición era sorprendente, como un progre anti-Trump tras otro se transformaba en un defensor de la incitación al odio pronunciadas por los israelíes".

Otra judía de Montgomery, Maryland, se puso de pie sosteniendo un cartel que decía: "Judios contra Trump porque hemos visto esto antes", le dijo Khalek que su padre había huido de la Alemania nazi.

Ella expresaba su horror ante la sugerencia de Trump de construir un muro en la frontera, pero fue incapaz de explicar por qué la construcción de un muro para mantener alejados a los musulmanes de Israel estaba mal y, cuando se le preguntó sobre el comentario "bestias salvajes" de Netanyahu, que llegó a poner extremadamente defensiva, diciendo que no había "oído el contexto" en el que se había hecho esa declaración.

Cuando Khalek le preguntó si había algún contexto en el que estaba bien para llamar a cualquier pueblo "bestias salvajes", la judía "insistió en que no podía responder sin escuchar la declaración completa y verificar por sí misma."

Otro Judio esperando en la cola para entrar dentro del estadio dijo que Trump era un "psicótico" y "complace a los fanáticos".Sin embargo, cuando se le preguntó sobre Regev "Los africanos son el cáncer", comenta, el Judio AIPAC simplemente "rodó los ojos y se alejó."

Otro Judio más de pie en la cola dijo que tenía "miedo" de Trump y llamó el comentario "bestias salvajes" "abusivo y negativo". Cuando Khalek trató de explicarle que en realidad fue Netanyahu quien hizo el comentario "bestias salvajes", el Judio simplemente levantó la voz y le gritó: "¡¿Qué tiene que ver Donald Trump con Netanyahu?!"

A continuación, pasó a justificar el muro israelí diciendo que las bombas estallaban en Israel y que "se levantaron para mantener fuera a los terroristas palestinos porque estaban matando a la gente".

Sin embargo, como señala Khalek, Netanyahu también ha confesado que el verdadero propósito de la pared es en realidad para proteger a la mayoría Judía de Israel del "desbordamiento demográfico" de los palestinos de Cisjordania.



Khalek concluye diciendo:

La lección del día, si la hubo, parecía ser que la demagogia violenta, no importa lo reprobable que sea, está perfectamente justificada cuando se trata de los líderes israelíes.

Hay que recordar que Khalek está escribiendo desde una posición pro-palestina, y que su motivación para exponer la hipocresía judía se debe a que en realidad cree que la visión del mundo de negación racial pretende hacer creer que no existen diferencias entre razas o grupos étnicos.

Los realistas raciales entienden que hay grandes diferencias entre los individuos y las razas, y que todos los grupos étnicos tienen derecho a proteger su identidad y su composición racial; y que la mezcla de razas no sólo es perjudicial para todas las personas, si no que es la destrucción de culturas únicas y la diversidad verdadera.

Los Judios, por tanto, tienen el derecho -al igual que cualquier otro pueblo de la tierra- para preservar su identidad y herencia racial. El problema viene cuando creen que es adecuado para ellos y luego lo descartan como "racista" y "malvado" para cualquier europeo que asimplemente pide ese mismo derecho.

Es esta hipocresía impactante, que Khalek ilustra de manera tan dramática, el principal punto de discrepancia entre los europeos y los Judios, y se trata de un conflicto que sólo se resolverá cuando Judios, como grupo, pongan fin a su hipocresía y abandonen su injerencia contra el derecho de los europeos a seguir permaneciendo europeos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario